El clima organizacional es la suma de las percepciones que los trabajadores tienen sobre el medio humano y físico donde se desarrolla la actividad cotidiana de la organización.

Las organizaciones son sistemas abiertos, diseñados con objetivos y metas a cumplir, lo cual permite la entrada y salida de productos o servicios. Desde mediado del siglo XIX se inició una revolución de cambios en busca de obtener mejores resultados en las operaciones y tareas organizacionales, enfocados en los diferentes entes que integran a las organizaciones (personas, maquinarias, materia prima y el entorno donde se desarrollan las actividades).

Hoy en día se habla de que debe existir una gerencia que vele por el cumplimiento de los objetivos, enfocados en el mayor recurso que tienen las organizaciones “la persona”. La persona vista como un colaborador que ofrece sus habilidades y competencia para el logro de las metas organizacionales a cambio de beneficios tangibles; necesita además un ambiente idóneo que le permita maximizar su potencial.

La importancia de un ambiente laboral adecuado refleja en los siguientes elementos:

 

¿Cómo una organización puede lograr un clima adecuado a las exigencias del entorno?

Esta es una pregunta que conlleva varias respuestas, pues un clima adecuado o inadecuado no se presenta de inmediato o sin previo aviso. En las organizaciones debe existir una gerencia que esté enfocada en dar seguimiento, observar y detener cualquier acción que dañe un buen clima laboral.

Los indicadores que nos permiten evaluar un clima organizacional e implementar mejoras son los siguientes:

  • Liderazgo gerencial. Un gerente debe ser un líder que empodere y motive a su equipo en las funciones y tareas organizacionales; involucrándolos en las tomas de decisiones, de tal forma que estos sientan que tienen y deben desarrollar su potencial dentro de la organización.
  • Incentivar el desarrollo de carrera y la capacitación. Cuando las organizaciones se preocupan por el desarrollo y capacitación de sus colaboradores, estos responden con más interés a las necesidades organizacionales y su sentido de pertenencia aumenta.
  • Satisfacer las necesidades ambientales. Las organizaciones deben velar para que el entorno físico este acorde a las exigencias de los colaboradores (buena temperatura, equipos y materiales adecuados, iluminación optima, mobiliario adecuados).
  • Sistema remunerativo competitivo. Las organizaciones deben mantener y actualizar un sistema remunerativo ajustado a las necesidades del medio, esto permite que los colaboradores no solo trabajen por un sueldo, sino por los beneficios colaterales recibidos en la organización.
  • Comunicación abierta. Al hablar de comunicación abierta nos referimos a que los gerentes deben ser de puertas abiertas, es decir, tener un contacto directo con sus colaboradores con capacidad de escucha.
  • Aceptar y promover la diversidad. En las organizaciones se conglomeran personas con diferentes personalidad, estilo de vida y diferentes creencias, lo cual puede provocar situaciones desagradables entre los colaboradores. Es necesario que las organizaciones promuevan la diversidad y el respeto al derecho ajeno, pero sobre todo la aceptación en la variedad de pensamientos.

Hall (1972), definió clima como el conjunto de propiedades del ambiente laboral, percibido directa o indirectamente por los empleados y es a su vez, una fuerza que influye en la conducta del empleado. De igual modo, Schneider, Bowen, Ehrhart y Holcombe, 2000, citado en (Alcover et al. 2012), consideran al clima, como una “Gestalt (una totalidad organizada y significativa) basada en los patrones percibidos en relación con las experiencias y las conductas específicas de los individuos en determinados contextos.

Estas definiciones nos llevan a la conclusión de que debe existir un total interés en las organizaciones para estudiar su entorno y diseñar estrategia que permitan el surgimiento de un clima idóneo a su realidad; fuerte, pero a la vez flexible que permita ajustarse a las necesidades internas y externa del sistema organizacional. El clima organizacional es la clave puntual del desarrollo y éxito de toda organización.

Autora: Amarilis Araujo 

SpanishEnglishFrench